viernes, 17 de septiembre de 2021

CONTRASEÑA “F”, de E.W. Pless (Planeta)

Título:
Contraseña “F”
Autor: E.W. Pless (seud. de Willi Pohl, 1944-)
Título original: Signum “F” (1986)
Traducción: Juan M. Rodríguez
Cubierta: Hans Romberg (diseño de col. y cub.); AISA (foto); Jordi Royo (realización)
Editor: Editorial Planeta (Barcelona)
Edición: 1ª ed.
Fecha de edición: 1989-05
Descripción física: 331, 5 p.; 12,5x20 cm.: solapas
Serie: Colección Fábula #247 / dir.: Rafael Borràs Betriu
ISBN: 978-84-320-4709-1 (84-320-4709-0)
Depósito legal: B. 18.197-1989
Estructura: nota del autor, 2 partes, 16 capítulos, epílogo, fuentes consultadas
Información sobre impresión:
Talleres Gráficos «Duplex, S.A.», Ciudad de Asunción, 26-D, 08030 Barcelona
 
Información de cubierta:
Una novela de intriga política que aborda un tema polémico: las conexiones entre el terrorismo y el SIDA.
 
Información de contracubierta:
E. W. Pless nació en el este de Prusia en 1944. Corresponsal de guerra en Oriente Medio, fue secuestrado y torturado por las milicias cristianas en 1975 bajo la acusación de espionaje y conspiración. Tras dos meses de secuestro regresó a Alemania y utilizó sus experiencias para escribir su primer libro. Ha publicado cuatro novelas de intriga política y unas veinte novelas del llamado género negro. Ha obtenido diversos premios literarios, entre ellos el premio novela negra alemana en 1989 por su obra La ley de la jungla. Es autor de cuatro películas y de varios documentales para la televisión. Sus obras se han traducido a numerosos idiomas, incluido el chino.
 
Información de solapas:
La meta que persiguen es la reunificación de Alemania. Para conseguirla, amenazan a las grandes potencias con la utilización del arma más terrible que haya podido imaginar jamás una mente humana. Con el fin de demostrar que dicha arma obra en su poder, provocarán una infección en infinidad de personas.
¿Quiénes son esos hombres y esas mujeres que prefieren suicidarse antes que colaborar para evitar el asesinato en masa programado? ¿Quién se oculta tras la organización terrorista? ¿Nazis fanáticos que siguen algún último mandato de Hitler? ¿La CIA tal como parecen indicar algunas pistas? ¿La KGB soviética? ¿Quién es el que monta un gigantesco juego con la muerte de millones de personas?
Michael Lootreck, especialista en defensa, dentro del Departamento Federal de Criminología, por supuesto no tiene respuesta para tales preguntas. Pero aunque el hombre que constituía su principal testimonio acabe por ser asesinado ante sus propios ojos, está firmemente decidido a desentrañar el misterio. Cuenta con la ayuda de su amigo norteamericano Lionel Bowden. Así empieza una lucha sin cuartel en la que lo más fácil es sucumbir...
El autor aborda de forma novelesca un tema particularmente polémico, que causó un gran revuelo en Alemania ya antes de la publicación de la novela: la relación entre el terrorismo y el SIDA, la enfermedad hasta la fecha incurable. Más que ante una novela, nos encontramos ante un documento que desvela uno de los grandes enigmas de nuestro tiempo.
 
MI COMENTARIO:
A diferencia de la gran mayoría de los thrillers, Pless afirma en una nota inicial que esta obra está basada en hechos reales relatados por un informante, conocedor del mundo de los servicios secretos, que habría contactado al autor en 1984. La trama presenta una premisa impresionante: la pandemia del sida fue provocada por un grupo neonazi con base en Bolivia y responsable del tráfico de drogas de ese país, con la intención de poner en jaque tanto a Estados Unidos como a la Unión Soviética, y forzar la reunificación de Alemania, entonces dividida en dos estados. Ese grupo está encabezado por Hartmann, que integró la efímera resistencia del régimen nazi durante sus últimos meses de existencia. El agente alemán Michael Lootreck se encarga de la investigación, a partir de pistas brindadas por el agente de la CIA Lionel Bowden. El virus es desarrollado por el científico Heinrich Meschede, conocido el “Ángel Exterminador de Auschwitz”. Es fácil de ver que Pless encubre con ese nombra al famoso doctor Mengele. Hartmann pretende dar una prueba de la veracidad de su chantaje organizando un atentado en Italia, que resulta ser un acontecimiento real, la “matanza de Bolonia”, ocurrida el 2 de agosto de 1980. Sin embargo, en un momento la trama da un giro formidable: un personaje misterioso, Alexander, es secuestrado en Bolivia por la KGB y llevado a Moscú. En la sala de interrogatorios se revela una conspiración dentro de la conspiración: un grupo de la inteligencia soviética, seguidores de su antiguo jefe Laurenti Beria, desde los años ’60 viene trabajando de forma secreta para restaurar una Alemania unida. Para ello forman y promueven bandas de extrema derecha, como el caso de la gente de Hartmann. El final queda abierto, mientras el virus desconcierta a los médicos con sus primeros casos.
Muy bien escrita, gran ejemplo de novela “expositiva”, Contraseña “F” deja a sus protagonistas con la sensación de que la verdad está en un lugar de acceso restringido. Viendo la creciente alianza entre la Alemania actual y la Rusia de Putin, es inevitable preguntarse si el plan sigue en marcha. Por otro lado, el origen artificial del virus del sida que aquí es aceptado, bien puede relacionarse con el de otro virus de aparición reciente...
Antes de leer esta novela no sabía nada de él, pero Pless (cuyo nombre verdadero es Willi Pohl) resultó ser un personaje con una extraña trayectoria. Crecido en el área del Ruhr, en la década de los ’70 fue miembro de la escena neonazi alemana con vínculos con el submundo criminal y las organizaciones palestinas terroristas. El contacto fue establecido por el neonazi Udo Albrecht, con quien Pohl fue amigo durante varios años. Como miembro de la OLP, proveyó armas para escuadrones terroristas palestinos en Alemania. Pohl ayudó al terrorista de la organización palestina Septiembre Negro, Abu Daud, en la planificación y ejecución de la toma de rehenes durante los Juegos Olímpicos de Múnich en 1972. Detenido, a pesar de la abrumadora evidencia, Pohl fue sentenciado a dos años y dos meses de prisión en 1974 sólo por posesión ilegal de armas. Cuatro días después del veredicto del juez, fue liberado y huyó a Beirut. Pohl rompió con el terrorismo. En diciembre de 2012, Der Spiegel informó que Pohl había espiado la sede del servicio secreto de la OLP como agente de la CIA desde 1975. Bajo el nombre en clave de “Ganímedes”, proporcionó información sobre ataques en Oriente Medio y Europa y sobre la cooperación entre el grupo de Albrecht y los palestinos. Después de su estadía en el Medio Oriente, empezó su carrera como escritor independiente, principalmente bajo su nombre actual Willi Voss, aunque también utilizó el seudónimo de E.W. Pless. Su obra incluye historias del oeste y novelas de Jerry Cotton, así como una serie de novelas policiales y thrillers políticos. También escribió guiones para las series Großstadtrevier y Tatort. Por su novela Gegner (Oponente), fue galardonado con el premio de novelas Konsalik. Con el libro Das Gesetz des Dschungels (La ley de la selva), obtuvo el tercer lugar en la clasificación nacional en el Deutschen Krimipreis en 1989.

No hay comentarios :