viernes, 13 de septiembre de 2019

Cine de espías: LATINSPY #1

ARGENTINA: el thriller paramilitar
La investigadora Constanza Burucúa identifica en su libro Confronting the Dirty War in Argentine Cinema, 1983-1993. Memory and Gender in Historical Representations (London, Canadá: Tamesis Books, 2009, 231 p.) un subgénero dentro del cine argentino de los años 80: el “thriller paramilitar”, que sigue las actividades de distintos integrantes de los “grupos de tareas” durante y después de la dictadura militar argentina del período 1976-1983. Señala cuatro películas: En retirada (1984), Los dueños del silencio (1987), Revancha de un amigo (Santiago Carlos Oves, 1987) y Gracias por los servicios (Roberto Maiocco, 1988). Desde un enfoque más cercano al espionaje, de su lista excluyo las dos últimas, debido a que presentan a supuestos ex agentes antisubversivos que actúan, en los primeros años de la democracia, dentro de esquemas criminales más ligados al dinero que a la política; yo las definiría como “thrillers post-paramilitares”. A las dos primeras, por distintas razones, agrego tres más que pueden integrar este hipotético subgénero del thriller argentino, que no ha sido visualizado como tal por la crítica y el público.

> Últimos días de la víctima (1982). Dir.: Adolfo Aristarain. Int.: Federico Luppi (Raúl Mendizábal), Soledad Silveyra (Cecilia Ravenna), Ulises Dumont (Gato Funes), Julio De Grazia (Carlos Ravenna), Arturo Maly (Rodolfo Külpe), Elena Tasisto (Laura Ramos de Külpe), Enrique Liporace (Peña), China Zorrilla (Beba), Mónica Galán (Vienna). Un asesino a sueldo tiene que cumplir una nueva misión, pero, investigando a su víctima, se obsesionará con una misteriosa mujer rubia. No sabe que su misión obedece a motivaciones de intereses desconocidos.
> En retirada (1984). Dir.: Juan Carlos Desanzo. Int.: Rodolfo Ranni (Ricardo “El Oso”), Julio De Grazia (Julio), María Vaner (Ana), Osvaldo Terranova (jefe editorial), Lydia Lamaison (madre de Ricardo), Villanueva Cosse (conductor), Edda Bustamante (Cecilia), Osvaldo Tesser (empleado), Jorge Sassi (amante de Cecilia), Gerardo Sofovich (Arturo). En 1983 en Argentina finaliza la dictadura militar. Ricardo, “El Oso”, cuyo oficio en la dictadura fue de torturador, secuestrador y asesino, toma el subterráneo y es reconocido por Julio, padre de un joven desaparecido y secuestrado por él. Julio comienza a seguir a Oso, quien recurre a antiguos jefes y socios eventuales para ordenar una posible nueva vida.
> El señor Galíndez (1984). Dir.: Rodolfo Kuhn. Int.: Héctor Alterio (Beto), Joaquín Hinojosa (Pepe), Antonio Banderas (Eduardo), María Casanova (María), Cecilia Roth (Coca), Luisa Rodrigo (Sara), Laura Culat (María Luisa), Lourdes Amor (Rosi). Dos torturadores de una dictadura indeterminada son dirigidos por un misterioso personaje al que no conocen, el señor Galíndez. Son dos hombres distintos: uno lleva una apacible vida familiar, mientras que el otro es un solitario con inclinaciones sádicas. Los dos agentes se movilizan en función de las órdenes de Galíndez, quien les dirige hacia sus víctimas, las cuales reciben un trato cruel e inhumano.
> Hay unos tipos abajo (1985). Dir.: Rafael Filippelli, Emilio Alfaro, Andrés Di Tella, Julio Karp, Pablo Pedroso, Facundo Saravia. Int.: Luis Brandoni (Julio), Luisina Brando (Ana), Soledad Silveyra (Eva), Marta Bianchi (Luisa), Emilio Alfaro (Roberto), Elsa Berenguer (Carmen). En la época del mundial de fútbol Argentina 1978, un periodista es alertado por una amiga de que es seguido por gente sospechosa, posiblemente perteneciente a las fuerzas paramilitares de entonces. El periodista comienza a tener ataques de paranoia debido a la sospecha que es víctima de persecución política.
> Los dueños del silencio (1987). Dir.: Carlos Lemos. Int.: Thomas Hellberg (Sixten Rydén), Arturo Bonín (Roger Melin), Bibi Andersson (embajadora Marie-Louise Wallén), Oscar Martínez (teniente Rodrigues), Peder Falk (capitán argentino), Soledad Silveyra (esposa del capitán), Grynet Molvig (Marianne), María Valenzuela (Mariela), María Vaner (madre de Plaza de Mayo). Una niña con doble nacionalidad sueca/argentina es desaparecida y probablemente asesinada extrajudicialmente por el gobierno militar de Argentina. El hecho es investigado por un periodista sueco, cuyos esfuerzos exponen el secuestro generalizado y el asesinato de supuestos oponentes al régimen. El periodista está siendo activamente frustrado por agentes de la inteligencia militar, quienes no tendrían ningún reparo en asesinar a sus testigos, o incluso al propio reportero.


COLOMBIA
El país sudamericano tuvo una escueta participación en el fenómeno del cine de espionaje durante la Guerra Fría.
> La langosta azul (1954). Cortometraje mudo. Dir.: Álvaro Cepeda Samudio, Gabriel García Márquez, Enrique Grau Araújo, Luis Vicens. Int.: Nereo López, Ramón Jessurum, Cecilia Porras, Enrique Grau, Álvaro Cepeda. Película experimental surrealista en la que un agente secreto extranjero, llamado “El Gringo”, investiga la presencia de radiactividad en unas langostas capturadas en un pueblo de pescadores del Caribe. Después que un gato le roba la langosta, “El Gringo” sale a las calles del pueblo en su búsqueda; mientras esto sucede, la cámara se dedica a realizar y presentar todo un reportaje visual del ambiente en que se mueve.
> Colombia Connection (1979). Dir.: Gustavo Nieto Roa. Int.: Carlos Benjumea, Martha Stella Calle, Otto Greiffestein, Franky Linero, Celmira Luzardo, Virginia Vallejo, Eduardo Vidal, Sílvio Ángel. Una pareja de detectives, uno estadounidense y el otro colombiano, apoyados por una suerte de mujer biónica criolla, se unen para descubrir, infiltrar y destruir el centro de producción de droga más grande del mundo, situado en las selvas colombianas. En cumplimiento de su misión deben sortear toda suerte de aventuras cómico-peligrosas, y enfrentar a la jefa de la banda, una dama tan hermosa como malvada.
> Amenaza nuclear (1981). Dir.: Jacques Osorio. Int.: Lizardo Díaz Muñoz, Lyda Zamora, Lee Ki-Jeong, Boris Roth, Moisés Rivillas, Hernán Villa, Cecilia Velasco, Manuel Urdaneta, Bernardo Bohórquez. Parodia de James Bond que incluye, entre otros elementos, un genio perverso que pretende dominar el planeta, chicas malas, artes marciales, acrobacias aéreas, acuáticas, terrestres, y el popular dueto cómico-musical de Los Tolimenses.


CUBA: dentro y fuera del régimen castrista
Como sucedió en la mayoría de los países comunistas durante el siglo XX, el cine oficial cubano produjo películas sobre espionaje y contraespionaje luego del triunfo de la revolución castrista.

> El hombre de Maisinicú (1973). Dir.: Manuel Pérez Paredes. Int.: Sergio Corrieri, Reinaldo Miravalles, Adolfo Llauradó, Raúl Pomares, Alberto Graverán, Rigoberto Águila. Primeros meses de 1964, Cordillera del Escambray en Cuba. Todavía subsisten bandas contrarrevolucionarias que tratan de mantener un foco de terror en la población y de restablecer contacto con la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos. Una mañana es hallada el cadáver del administrador, Alberto Delgado, en la finca Maisinicú. Las investigaciones revelan una atmósfera intensa y violenta, y una personalidad contradictoria. El itinerario de Alberto Delgado en los últimos meses permitirá conocer la audaz infiltración de este agente de los servicios de contrainteligencia cubano entre los bandidos que operan en la zona.
> Patty Candela (1976). Dir.: Rogelio París. Int.: Raúl Pomares, Salvador Wood, Rogelio Blaín, Noel García, Marcos Miranda, Carlos Gilí, Alfredo Ávila, Dagoberto Gaínza, Roberto Lazo, Gabriel Caparrós, Carlos Paulín, Armando Soler, Ignacio Valdés Sigler, Rudy Mora. Patty Candela es el nombre de una operación que se hizo en Cuba en los años 60 (un plan de la CIA para atentar contra la vida del comandante Raúl Castro); aquí aparece el trabajo de la contrainteligencia cubana para descubrir y destruir este plan.
> Leyenda (1981). Dir.: Rogelio París, Jorge Fraga. Int.: Ramón Veloz (hijo), Nelson Villagra, Susana Pérez, Mario Balmaseda, Caridad Ravelo, René de la Cruz, Germán Pinelli, Raúl Pomares, Luis Alberto García, Omar Valdés, Aramís Delgado, Samuel Claxton, Angel Toraño. Ricardo Fanjul, un contrarrevolucionario cubano y agente de la CIA, aparece muerto en un yate en alta mar. Un montaje paralelo reconstruye su vida y las investigaciones de la CIA para descubrir si era un doble agente.

El exilio cubano ha producido su propio cine, con un fuerte componente documental. Dos películas de ficción están relacionada con el espionaje:
> Los gusanos (1978). Dir.: Camilo Vila. Int.: Orestes Matacena (Pepe), Mario Peña (Moreno), Raimundo Hidalgo-Gato (Valdes), Clara Hernandez (Lucia), Marco Santiago (Ruben Rabinovich), Ruben Rabasa (Garcia), Theodora Castellanos (Caridad), Angela Hayden (Teresa). “«Los gusanos (el título alude a la manera despectiva en que se suele nombrar a los enemigos de la Revolución) se apoya en la pieza teatral homónima de Eduardo Corbé (dramaturgo cubano radicado en Nueva York), quien, a su vez, se inspira en la obra de teatro de Jean Paul Sartre Muertos sin sepultura, reubicando la trama del francés en el contexto cubano de los años sesenta. En Los gusanos un grupo de exiliados, contrarios a la Revolución de Fidel Castro, desembarca en Cuba con el fin de liberar a un importante prisionero político, pero una vez en tierra son apresados por un pelotón revolucionario. A la espera de los interrogatorios que le harán los oficiales de Seguridad del Estado, se desencadenarán una serie de conflictos entre prisioneros y custodios (García Borrero, 2007).» Los agentes de Seguridad del Estado no llegarán nunca, pero los oficiales al frente de las fuerzas revolucionarias, un teniente y un capitán, asistirán a la muerte —por distintas razones— de los prisioneros, hasta su total liquidación. Estos dos personajes encarnan sendas tendencias bien definidas en el comunismo cubano de aquellos años: la pro soviética y la nacionalista. El primero es, además, un torturador nato; el segundo conserva un cierto idealismo hasta saberse atrapado por la perversidad del sistema. Los gusanos, que tuvo una distribución muy deficiente, no alcanzó el reconocimiento que merecía.” (Roberto Fandiño y Joaquín Badajoz. El cine en español en los Estados Unidos. https://cvc.cervantes.es/lengua/anuario/anuario_08/pdf/espectaculos07.pdf)
> Dos agentes a la cañona (1989). Dir.: Modesto Reyes. Int.: Rolando Barral, Carlos del Burgo, Rubén Rabasa, Emiliano Diez, Barbarita Hernández, Sisi Cantillo, Julián Betancourt, Sandra Haydée, Jorge Reyes, Miguel Ordoqui, Segundo Tarrau, Ubaldo Enríquez, Marta Ruíz. Una comedia sobre un cubano y un argentino tratando de entrar a los Estados Unidos por cualquier vía. Intriga, espionaje, y sobre todo, mucho humor. Filmada en Miami y Santo Domingo.

Película: L’UNION SACRÉE [Abrazo mortal] (1989)

Director: Alexandre Arcady
Intérpretes: Richard Berry, Patrick Bruel, Bruno Cremer, Corinne Dacla

En Francia, Simon, un inspector de policía de origen judío, y Karim, un agente de la inteligencia militar de origen musulmán, deberán trabajar juntos para detener un complot islamista. En el medio, tratarán con Lisa (ex esposa del primero, enamorada del segundo).
Muy buen film francés de espionaje, drama y acción de fines de los ochenta, anticipatoria del terrorismo islámico que estaba por desatarse en Occidente, y de su combate clandestino por los servicios secretos de los países más poderosos. Grandes actuaciones de los protagonistas principales.


Película: THE COVER GIRL AND THE COP [Asesinato en la Casa Blanca] (1989)

Director: Neal Israel
Intérpretes: Julia Duffy, Dinah Manoff, John Karlen, David Carradine

En Washington, un senador es asesinado. Una policía es asignada para proteger a una modelo que es la única testigo y que es capaz de reconocer al asesino principal. Cerca del final, ellas descubren que los conspiradores (entre ellos un agente del FBI) integraron la célula que mató y desapareció al famoso sindicalista Jimmy Hoffa en 1975.
Un film para televisión entretenido, con los dos personajes principales acercándose paulatinamente desde sus mundos tan distintos. Un pasatiempo proveniente de la felicidad catódica de los ’80.


Película: C.A.T. SQUAD [Escuadrón Gato] (1986)

Director: William Friedkin
Intérpretes: Joe Cortese, Jack Youngblood, Steve James, Patricia Charbonneau, Eddie Velez

Un equipo de élite ultrasecreto del gobierno norteamericano, el Escuadrón Táctico de Contraataque (C.A.T.), investiga el asesinato de varios científicos que trabajan en un proyecto de defensa láser de la OTAN. El grupo lo constituyen cuatro expertos de la guerra secreta: John “Doc” Burkholder (el jefe), John Sommers, Bud Raines y Nikki Blake. Tienen que neutralizar al terrorista Carlos, quien está detrás de los asesinatos.
Realmente muy buena, esta película para televisión de William Friedkin es una confirmación de su habilidad como director. Escuadrón Gato tiene la combinación perfecta de la densidad del combate al terror con el lado sensible de los agentes secretos en sus vidas íntimas. Lamentablemente no se convirtió en la serie de TV que pretendió ser, aunque sí tuvo una secuela: C.A.T. Squad: Python Wolf (1988).


Película: JUNGLE WOLF [Jungle Wolf] (1986)

Director: Charlie Ordoñez
Intérpretes: Ronald L. Marchini, Laura Abeyta, Joe Meyer, Romy Diaz

Steve Parrish, veterano de la guerra de Vietnam, es comisionado por la inteligencia de su país para ir a una república centroamericana y rescatar a un diplomático norteamericano.
Una de las peores películas que vi jamás. El protagonista tiene cara de no haber cobrado el contrato durante todo su desarrollo. Una especie de celebración del pobrismo y del Tercer Mundo que en realidad debió haber sido una cinta financiada por la Cuba y Angola de entonces. Increíblemente, Parrish tuvo dos aventuras más.


Película: L.A. CONNECTION [La sangre del karateca] (1988)

Director: Phillip Ko
Intérpretes: Mike Abbott, Edowan Bersmea, Louie Chung, Nicholas Clark

Dos agentes especiales de EE.UU. luchan contra Renato Brown, un narcotraficante de Hong Kong, mientras que una espía aficionada se enfrenta James Brown, hermano del anterior, en Los Ángeles.
Película de acción y espionaje de la factoría de IFD Films and Arts. Cine hongkonés trash de los ochenta, para pasar el rato con artes marciales, explosiones, muertes sangrientas y actuaciones estrafalarias (sobre todo de los actores ingleses).


Película: NARCO DOLLAR [Narco dólar] (1989)

Director: Joe Mari Avellana
Intérpretes: Leo Damian, Paulo Tocha, Morgan Hunter, Marcia Karr

Mark Steven, un agente de la DEA en Miami (Leo Damian) se ve involucrado en una conspiración tramada por su ex jefe en la CIA, el coronel Ted Brewster (Morgan Hunter), que pretende enfrentar a las mafias cubana y colombiana en el sur de Florida y así quedarse con el multimillonario negocio del narcotráfico. Cuando el hijo de Steven es secuestrado, la única salida es enfrentarse a la posibilidad de un desastre irreversible...
Una película poco conocida con todo el espíritu (y los resbalones) de la acción de los ochenta. Por lo que puede averiguar, no fue editada en video en España, sólo en Argentina. Los dos primeros tercios son entretenidos, el último se marea bastante al intentar hacer un final con toda la acción posible.


Película: MANIFESTO [Por una noche de amor] (1988)

Director: Dusan Makavejev
Intérpretes: Camilla Søeberg, Alfred Molina, Simon Callow, Eric Stoltz

Una misteriosa agente revolucionaria (presuntamente comunista) llega a su ciudad natal, ubicada en un país de Europa central, para colaborar en el asesinato del rey, que visitará la localidad en los próximos días. Un agente de la policía secreta real también llega a la ciudad, para dirigir la protección al monarca.
Película grotesca, bizarra, sarcástica, política, erótica, histórica, en distintas en dosis provistas cuidadosamente. Bueno, su lado erótico no sé si sería tan tolerado en el cine comercial actual: el personaje de Gabrielle Anwar es una adolescente desatada, mientras que el de Camilla Søeberg va aumentando su excitación de forma imparable, como si cobijar el asesinato del rey en la ciudad que la vio nacer la convirtiera en una diosa Venus moderna. La cercanía del placer la libera de cualquier “ismo” que haya abrazado.

viernes, 30 de agosto de 2019

LOS JUEGOS OLIMPICOS, de Hugh Atkinson (Bruguera)

Título: Los Juegos Olímpicos
Autor: Hugh Atkinson (1924-1994)
Título original: The Games (1968)
Traducción: Fernando Corripio
Cubierta: Lozano Olivares
Editor: Editorial Bruguera (Barcelona)
Edición: 1ª ed.
Fecha de edición: 1969-02
Descripción física: 670 p.; 10,5x17,5 cm.
Serie: Libro amigo #95
ISBN: 978-84-02-00550-2 (84-02-00550-0)
Depósito legal: B 45.460-1968
Estructura: 3 libros con varios capítulos cada uno
Información sobre impresión:
Impreso en los Talleres Gráficos de Editorial Bruguera, S.A.
Mora la Nueva, 2 - Barcelona – 1969

Información de contracubierta:
Una novela que amenaza con apagar la llama olímpica
Precedida de un resonante éxito mundial, que entre nosotros ha encontrado eco en la magnífica acogida obtenida por la edición encuadernada, esta discutida y apasionante obra puede hoy ser ofrecida a nuestros lectores en edición de bolsillo. Se han dicho de ella muchas cosas, salvo que sea falsa, que busque el sensacionalismo fácil o que recargue las tintas del cuadro que pone ante nuestros ojos.
Su autor, Hugh Atkinson, se ha limitado a utilizar una trama ficticia a medias para descubrir la cara oculta de los Juegos Olímpicos, esa equívoca realidad de la que todos tenemos referencias más o menos directas, pero de la que nadie ha hablado con claridad suficiente.
Aquí hallaremos el detalle de las maniobras políticas y financieras que suelen disimularse entre los bastidores deportivos, manchados por la intriga sórdida y la morbosa connivencia; aquí están, por otra parte, la intimidad, la auténtica vida, la grandeza y la miseria personales de los hombres y mujeres que, desde lo alto del podio, reciben el aplauso triunfal.

MI COMENTARIO:
La novela tiene tres líneas argumentales. Dos pertenecen a sendos maratonistas (uno inglés, otro aborigen australiano), que se preparan para participar de los próximos Juegos Olímpicos, superando varios obstáculos en el camino. La tercera es de espionaje: cuenta la operación que realiza un sector del Departamento de Estado de EE.UU. para asegurar el triunfo de la candidatura de Santa Ana para organizar la edición de 1968 de dichos juegos (Santa Ana es un imaginario país sudamericano, identificable con Ecuador; como se sabe, las Olimpiadas de 1968 fueron organizadas por México). En la operación tienen un papel determinante Luba Ivanova, que seduce a un importante delegado indio del Comité Olímpico para cambiar la votación, y Lance Dobson, joven agente de la CIA, que empieza brindando información, pero que luego del triunfo de la postulación de Santa Ana, se apodera de la preparación de los juegos y propicia un solapado golpe de estado que asciende al general Maximiliano Pisarro a presidente del país. Los Juegos se realizan, pero en la maratón final mueren corredores debido a la altura del circuito utilizado; a su vez, un directivo despedido del COI filtra a la prensa la operación de adjudicación de la Olimpiada. Acorralado, el director del Comité, Mathew C. Kaverly, se suicida dentro de la antorcha olímpica prendiéndose fuego.
El libro de Atkinson está bien escrito, pero es demasiado largo. Hoy es un bestseller olvidado que sólo puede interesarle a los seguidores de los eventos olímpicos y sus implicaciones políticas.

LOS ASESINOS SON MI PRESA, de Stephen Marlowe (Diana)

Título: Los asesinos son mi presa
Autor: Stephen Marlowe (1928-2008)
Título original: Killers are my meat (1957) \ Nº 5 en la serie “Chester Drum”
Traducción: Juan Carlos Barrera
Editor: Editorial Diana (México)
Edición: 1ª ed.
Fecha de edición: 1962-08-24
Descripción física: 172 p.; 11x16,5 cm.
Serie: Colección Caimán #235
Estructura: 21 capítulos
Información sobre impresión:
Esta edición de 12,000 ejemplares se terminó de imprimir el 24 de agosto de 1962 en los talleres de la Editorial Diana, S.A. Tlacoquemécatl 73 - México D.F.

Información de cubierta:
Desde las callejuelas apartadas de la ciudad más sofocante de los Estados Unidos, hasta las riberas peligrosas del Ganges, Chester Drum persigue a un demente.

Información de contracubierta:
Su nombre era Ambedkar. El mío es Drum. La muchacha que capturaran y encerraran se llamaba Marianne... y el precio de su libertad consistía en un hombre llamado Varley.
—No sé dónde está él —le dije a Ambedkar.
—Es una desgracia; pero eso no cambia las cosas. Si lo encuentra, únicamente si lo encuentra, la chica recobrará su libertad.
Lo que me sacaba de quicio era la clase especial de odio que alimenta el asesinato; no el deseo de matar bajo el impulso ciego de la rabia, sino el saber que TENIA que asesinar y que no podía abandonar La India hasta no haber cumplido con mi cometido.
—Encontraré a Varley —exclamé—; pero recuerde esto: si le pone la mano encima a la muchacha, preferirá que ellos le hubiesen puesto un sudario y conducido a la pira crematoria antes de dar yo con usted.

EL CORREO DE ESTAMBUL, de Alfonso Grosso (Planeta)

Título: El correo de Estambul
Autor: Alfonso Grosso (1928-1995)
Cubierta: Hans Romberg (diseño de col., sobrecubierta y foto); Jordi Royo (realización)
Editor: Editorial Planeta (Barcelona)
Edición: 2ª ed.
Fecha de edición: 1980-11
Edición anterior: 1980-11 (1ª ed.)
Descripción física: 250 p.; 12,5x18 cm.
Serie: Autores españoles e hispanoamericanos
ISBN: 978-84-320-6435-7 (84-320-6435-1)
Depósito legal: B. 34203-1980
Estructura: 4 partes, 20 capítulos
Información sobre impresión:
Talleres Gráficos «Duplex, S.A.», Ciudad de la Asunción, 26-D, Barcelona-30

Información de cubierta:
Acción, misterio y erotismo en una de las más emocionantes novelas de espionaje.

Información de contracubierta:
Alfonso Grosso es, sin lugar a dudas, el más polémico y singular novelista del actual panorama literario en lengua española. Traducido a todos los idiomas cultos, su destreza par amover sus personajes en los más dispares escenarios y su conocimiento de todas las técnicas narrativas le han llevado a obtener el Premio de la Crítica —1972— y el Premio Alfaguara —1973—, gracias a la extraordinaria belleza de su lenguaje, con “Guarnición de silla” y “Florido mayo”, respectivamente, y a convertir sus novelas en auténticos “best-sellers” con tiradas que, en ocasiones —y no sólo en castellano—, han sobrepasado los doscientos mil ejemplares: “Ines just coming”, “La buena muerte”, y, especialmente, “Los invitados”, sobre el crimen de “Los Galindos”, un éxito editorial sin precedentes.
Las novelas de Alfonso Grosso han ido jalonando, año tras año, la historia literaria del pasado inmediato de nuestro país: “La zanja”, “Un cielo difícilmente azul”, “Germinal”, “Testa de copo”, “El capirote”, “Los días iluminados”, etc., y le han hecho acreedor en los últimos diecinueve años de un público siempre entusiasta, y ahora multitudinario, que espera siempre con impaciencia la aparición de una nueva novela salida de la pluma del escritor sevillano, que jamás defrauda por su rapidez narrativa y su precisión idiomática.

HAZARD, de Gerald A. Browne (Grijalbo)

Título: Hazard
Autor: Gerald A. Browne (1924-)
Título original: Hazard (1973)
Traducción: Horacio González Trejo
Cubierta: Raul Pane
Editor: Ediciones Grijalbo (Barcelona)
Edición: 1ª ed.
Fecha de edición: 1976-01-31
Descripción física: 335 p.; 12x19 cm.
Serie: Edibolsillo paperback #39
ISBN: 978-84-253-0616-7 (84-253-0616-7)
Depósito legal: T. 1742-75
Estructura: 21 capítulos
Información sobre impresión:
Impreso por Cooperativa Gráfica Dertosense, Cervantes, 19, Tortosa
Esta obra, publicada por EDICIONES GRIJALBO, S.A. terminóse de imprimir en los talleres de Cooperativa Gráfica Dertosense, de Tortosa, el día 31 de enero de 1976

Información de contracubierta:
De esta obra singular, que será llevada próximamente a la pantalla, la crítica ha dicho:
“Después de 11 Harrowhouse, Browne nos ofrece con Hazard otra extraordinaria creación.”
Bárbara Bannon, en Publishers Weekly
“Un éxito seguro.”
Time
“Con esta novela, Browne se perfila como un maestro consumado, como un nuevo Ian Fleming.”
Kansas City Star
“El mejor relato de suspense publicado estos últimos años.”
United Press International

LA ESCUADRILLA DE LOS CAMEL, del Capitán W.E. Johns (Edhasa)

Título: La escuadrilla de los Camel
Autor: W.E. Johns (1893-1968)
Título original: The Camels are coming (1932) \ N° 1 en la serie de “Biggles”
Traducción: David León Gómez
Cubierta: Edhasa (diseño); Carlos de Miguel (il.)
Editor: Edhasa (Barcelona)
Edición: 1ª ed.
Fecha de edición: 2011-03
Descripción física: 253 p.; 14x21 cm.
Serie: Biggles: ases del aire #1
ISBN: 978-84-350-3578-1
Depósito legal: M-5.718-2011
Estructura: prólogo, 17 cuentos
Información sobre impresión:
Esta edición de La escuadrilla de los Camel, del Capitán W.E. Johns, se terminó de imprimir en Top Printer, el 20 de febrero de 2011

Información de contracubierta:
«El capitán James Bigglesworth es un personaje de ficción, aunque bien podría haberse contado entre los presentes en cualquiera de los salones de oficiales del Royal Flying Corps, antecesor de la RAF, en aquellos días grandiosos de 1917 y 1918, período en que los combates aéreos se habían hecho habituales y los duelos entre las nubes se habían convertido en una de las bellas artes». Así inicia el capitán W. E. Johns el prólogo a un ciclo narrativo hoy mítico que dejó tras su estela todo un ejército de fieles seguidores en todo el mundo.
En este espléndido conjunto de relatos es posible sentir la emoción y la inquietud de quien es perseguido por el rugido de un avión enemigo que no consigue ver, el vértigo ante una avería en pleno vuelo, el subidón de adrenalina al disparar contra otro piloto... El capitán Johns tiene un talento innegable para hacer volar nuestra imaginación. Despega por fin en español la que sin duda es la mejor serie sobre los ases del aire que se haya escrito jamás.
W.E. Johns (1893-1968) fue piloto militar durante la primera guerra mundial después de haber servido en Egipto y Grecia, y posteriormente sirvió como instructor de vuelo. Permaneció en la RAF hasta 1927, y en 1932 creó la revista Popular Flying, en cuyas páginas aparecieron los primeros relatos sobre Biggles. A partir de entonces, se dedicó a tiempo completo a la creación literaria, y llegó a publicar casi un centenar de títulos de la exitosa serie protagonizada por Biggles.

GALERIA DELCORSO, de Philip Caputo (Plaza & Janés)

Título: Galería DelCorso
Autor: Philip Caputo (1941-)
Título original: DelCorso’s Gallery ()
Traducción: Rosalía Vázquez
Cubierta: F. Bedmar (foto)
Editor: Plaza & Janés Editores (Barcelona)
Edición: 1ª ed.
Fecha de edición: 1985-02
Descripción física: 345 p.; 15,5x21,5 cm.: solapas
Serie: Plaza & Janés éxitos
ISBN: 978-84-01-32112-2 (84-01-32112-3)
Depósito legal: B. 7045-1985
Estructura: 2 partes, 31 capítulos
Información sobre impresión:
Este libro se imprimió en los talleres
de Printer Industria Gráfica, sa
Sant Vicenç dels Horts
Barcelona

Información de contracubierta:
Philip Caputo es el autor mundialmente aclamado de A Rumor of War y Horn of Africa. Galería DelCorso constituye un informe veraz del mundo de los reporteros gráficos especializados en la guerra moderna. En algunos reporteros alienta un espíritu de misión, muchos son tan sólo drogadictos en busca de acción, y no pocos intentan únicamente conservar su trabajo, dando a los gerifaltes burocráticos las cargas explosivas que les exigen a éstos sus lectores. En su mayoría se limitan a cumplir órdenes, a procurar la obtención de primicias, a ayudarse entre sí sin preocuparse demasiado de las consecuencias derivadas de su trabajo..., una de las cuales puede ser, ocasionalmente, la muerte.
La cruda realidad de los reporteros gráficos que desvelan los desastres de la guerra

Información de solapas:
Galería DelCorso: un cajón cerrado, sin referencia alguna, en el archivador de un estudio de fotógrafo. Un cajón rebosante de la realidad de la guerra de nuestro tiempo, no referida a heroicidades, valor o inmolación, sino reveladora de bestialidades, atrocidades y muertes violentas. Un cajón repleto de imágenes de mutilados, de matanzas... la pornografía de la guerra. La novela se inicia en las postrimerías de la presencia norteamericana en Vietnam y termina en las sórdidas callejas de un Beirut asolado por la guerra. Aquí encontramos asimismo las figuras de dos grandes profesionales del periodismo gráfico: Dunlop y DelCorso, con dos modos distintos de concebir la iconografía bélica: lo épico contra lo realista.

LA CUENTA SUIZA, de Paul Erdman (Emecé)

Título: La cuenta suiza
Autor: Paul Erdman (1932-2007)
Título original: The Swiss account (1991)
Traducción: Alicia Dellepiane Rawson
Cubierta: Eduardo Ruiz (diseño)
Editor: Emecé Editores (Buenos Aires)
Edición: 1ª ed.
Fecha de edición: 1993-01
Descripción física: 383 p.; 14x21,5 cm.: solapas
Serie: Grandes novelistas
ISBN: 978-950-04-1231-5 (950-04-1231-4)
Estructura: prefacio, prólogo, 4 partes, 28 capítulos, epílogo
Información sobre impresión:
Primera edición en offset: 4.000 ejemplares
Impreso en Compañía Impresora Argentina S.A., Alsina 2041/49, Buenos Aires, enero de 1993

Información de contracubierta:
En plena Segunda Guerra Mundial, la Confederación Suiza, país neutral, se ha convertido en un activo centro del espionaje de ambos bandos. El joven Allen Dulles, futuro jefe de la CIA, descubre cómo en medio de esa supuesta neutralidad los Bancos guardan el oro robado por los nazis y el gobierno exporta, con pingües ganancias, armas y energía eléctrica al Tercer Reich.
En una trama explosiva de acción e intriga, Paul Erdman entrelaza sus personajes, históricos o imaginarios, con el trasfondo real, meticulosamente investigado, de un país democrático que se permitió pactar con el propio diablo amparado en el secreto absoluto.

Información de solapas:
Paul Erdman vive en California. Ex banquero y economista, conoce bien el mundo financiero internacional. Fue condenado por estafas en Suiza, país al que no puede volver. Ha escrito siete novelas bestsellers, entre ellas, Colapso (Emecé, 1977), Los días cruciales de USA (Emecé, 1982), Pánico en 1989 (Emecé, 1987) y El palacio (Emecé, 1989).

“Paul Erdman es el rey del thriller financiero.”
Publishers Weekly
“Nuestro mejor autor de ficción sobre altas finanzas.”
San Francisco Chronicle
“Erdman es el Arthur Conan Doyle de las finanzas mundiales.”
Financial World
“Los libros de Paul Erdman dejan boquiabiertos hasta a los lectores mejor informados.”
Detroit News