jueves, 9 de junio de 2011

EL GRAN EXTERMINADOR, de C. Virgil Gheorghiu (Caralt)

Título: El gran exterminador
Autor: C. Virgil Gheorghiu (1916-1992)
Título original: Le grand exterminateur (1978)
Traducción: Victoria Lentini
Editor: Luis de Caralt Editor (Barcelona)
Edición:
Fecha de edición: 1980-07
Serie: Colección Gigante
ISBN: 978-84-217-2700-3 (84-217-2700-1)
Depósito legal: B. 22315-1980
Estructura: 24 capítulos
Información sobre impresión:
Impreso en Gráficas Diamante; Zamora 83, Barcelona-18

Información de contracubierta:
En posesión de las actas secretas de un Concilio patrocinado por Stalin para desacreditar a la Iglesia Ortodoxa rumana, un joven seminarista, Trajan Roman, huye de su país llevándose los documentos que ponen al descubierto todo el odioso contubernio entre las autoridades soviéticas y los sumisos obispos rumanos. Sin embargo, pese al renovado amor que Trajan Roman encuentra en Francia, el joven seminarista no podrá eludir la suerte que le reserva “El Gran Exterminador”, el temible verdugo de los servicios secretos rumanos. En esta nueva novela de amor y aventuras encontramos el universo y los temas apasionantes de C. Virgil Gheorghiu, pero expuestos esta vez de forma todavía más implacable y con un estilo estigmatizador para poner más de relieve la esperanza aún latente en el sufrido pueblo rumano, el aliento que tal vez un día pueda moverles a sacudirse del yugo opresor. Sin duda esta nueva novela del famoso autor de LA HORA VEINTICINCO suscitará agrias controversias, fuera incluso del ámbito estrictamente literario, pues no en balde Virgil Gheorghiu, en cada una de sus obras, somete a juicio instituciones e ideas, denunciando con coraje las lacras de unos sistemas. Y todo ello a través de una atmósfera de tensión como fondo de un esquema de alta inspiración espiritual, como el ensayado por Graham Greene y llevado a la perfección por Virgil Gheorghiu hasta rebasar lo literario e incidir en la fábula política, en la narración de impulso profético, en la denuncia de los errores y de las injusticias, de las crueldades y del absurdo de unos sistemas políticos que hacen del hombre un robot, un autómata, el paradigma de la inhumanidad.

No hay comentarios :