sábado, 5 de mayo de 2012

PERSECUCION, de Robert L. Fish (El Cid)

Título: Persecución
Autor: Robert L. Fish (1912-1981)
Título original: Pursuit (1978)
Traducción: Antonio Bonanno
Cubierta: Luis O. Marsón
Editor: El Cid Editor (Barcelona)
Fecha de edición: 1980-12-18
Serie: Colección Oro / dirección: Adriana Buguña
ISBN: 978-84-85745-14-2 (84-85745-14-0)
Depósito legal: B-38.472-1980
Estructura: 3 libros, con 12, 7 y 8 capítulos respectivamente
Información sobre impresión:
Este libro se terminó de imprimir el día 18 de diciembre de 1980, en los Talleres Gráficos Rafael alvá, Casanova, 140 - Barcelona

Información de contracubierta:
Corría el año 1944, la defensa alemana comienza a derrumbarse. Mientras los Aliados penetran en Polonia, el coronel Helmut von Schraeder, el “Monstruo” del campo de concentración de Maidanek, asume —por medio de la cirugía plástica— la identidad de un prisionero judío y logra escapar. Perseguido por sus propios fantasmas llega a Israel y se ve envuelto en la guerra por la independencia, convirtiéndose en un importante líder político. ¿Qué sucede cuando —muchos años después— su propio hijo, miembro de una organización de búsqueda de criminales de guerra nazis, inicia la larga peregrinación en busca de ese otro yo enterrado en el pasado?
Robert L. Fish, el conocido autor de
Bullitt, novela ganadora del Mystery Writers, posteriormente convertida en la película de nombre homónimo, es una de las figuras más destacadas del panorama literario norteamericano.

Información de solapas:
Verano de 1944
Los tanques rusos T-34-76 avanzan con gran estrépito metálico en el calor del verano como enormes escarabajos, con su cañón de 80 mm. recién equipado que se desplaza lenta e infatigablemente de un lado a otro, rígida antena que busca al enemigo. La tripulación de cuatro hombres se turna en la escotilla, para gozar de un poco de aire. Entre las filas de tanques en movimiento que se extienden a través de la planicie desolada marcha la caballería, los caballos flacos, el rostro de los jinetes cubierto para evitar las nubes de polvo que levantan los tanques.

No hay comentarios :