sábado, 29 de diciembre de 2012

Ian Fleming y Georges Simenon

Con motivo del fallecimiento de Ian Fleming en 1964, la editorial Albon de Medellín, Colombia, incluyó una breve biografía del autor en la edición que preparó, en octubre de ese año, de la novela Vivir y dejar morir.
Esta biografía iba encabezada por una foto, poco conocida, del encuentro que tuvo Fleming con Georges Simenon (1903-1989), uno de los grandes autores de la literatura noir, creador del Inspector Maigret. En la misma, básicamente, hablaron sobre el negocio de escribir thrillers.
Como regalo de fin de año, reproduzco ese texto con la foto que documentó el encuentro de dos colosos de la literatura de acción y suspenso.

Algo sobre Fleming

Ian Fleming y Georges Simenon
Ian Fleming aparece en su estudio de Londres, poco antes de morir, charlando con el no menos famoso Georges Simenon. (Fotografía, cortesía de P. J-S. Ltd.)

Ian Fleming, autor de más de una docena de libros, la mayoría de ellos acerca de su ya legendario personaje, James Bond Agente 007 del Servicio Secreto Británico a quien concedió el derecho a matar, es en la actualidad uno de los autores más leídos del mundo. Al momento de la publicación de este libro (octubre de 1964), más de 21 millones de ejemplares de sus libros se han vendido, traducidos a diez idiomas.
Nacido el 28 de mayo de 1908, en Inglaterra, Fleming alcanzó a ver, antes de su muerte ocurrida el 11 de agosto de 1964 en Londres, dos de sus libros llevados a la pantalla con éxito extraordinario: DR. NO y DE RUSIA CON AMOR; no alcanzó a ver, sin embargo, el tercero, GOLDFINGER (publicado por ALBON en septiembre de 1964), que recién se estrenará en la navidad del corriente año.
Su padre fue el mayor Valentine Fleming, en una ocasión miembro del Parlamento inglés por el Partido Conservador. Fue muerto durante la batalla del Somme en 1916.
Ian Fleming fue educado en las aristocráticas academias inglesas de Eton y Sandhurst, en donde adquirió ese brillante gusto por el detalle de que hace gala en cada uno de sus libros. Después de seguir cursos en las universidades de Munich y Ginebra para una carrera diplomática, renunció antes de hacerse cargo del primer puesto asignado y se unió a la agencia internacional de noticias Reuters. Su llama periodística, que lo acompañó toda la vida, le hizo destacarse como corresponsal en Berlín, Londres y Moscú, y la destilaría, luego, a través de la prosa ligera y cautivante de sus libros.
Durante seis años, desde 1933 hasta 1939, trabajó como corredor de bolsa, dejando de lado el periodismo a causa de lo que manifestó en aquella oportunidad: “la obligación de hacer algún dinero”. Pero en 1939, pudiendo más su inclinación periodística que su afán de hacerse rico, renunció a las finanzas y se decidió a aceptar una importante misión como periodista en Moscú, para el Times de Londres, el más acreditado diario inglés.
Ese amplio conocimiento suyo del sistema y modo de operar de los servicios secretos que traslucen sus libros se inició a su regreso de Moscú, cuando ingresó a la Marina Real Británica. Allí llegaría a ser asistente personal del director de la Inteligencia Naval Inglesa.
Siempre pudiendo más el periodismo que todo lo que emprendía, en 1945 Fleming aceptó la Gerencia exterior del Sunday Times de Londres, y más tarde vino a ser consejero sobre asuntos extranjeros. Pero en 1945 y hasta 1949 fue al mismo tiempo gerente para el exterior de los diarios de Kemsley y vicepresidente para Europa de la Alianza de Diarios Norteamericanos.
Su primer libro apareció en Inglaterra recién en 1952, CASINO ROYAL, pero no se constituyó en un éxito inmediato. Esto, sin embargo, no lo amilanó y se trazó la política de escribir un libro por año. El siguiente fue VIVIR Y DEJAR MORIR; luego seguirían: SABOTAJE, DR. NO, DIAMANTES ETERNOS, GOLDFINGER, etc. Fue recién en 1961 que Fleming saltó al primer plano de la consideración editorial en el mundo entero cuando el fenecido presidente Kennedy declaró a los periodistas que los libros de este autor eran sus preferidos y siempre mantenía un ejemplar en su mesa de noche para deleitarse con su lectura. Allan Dulles se sintió obligado, entonces, a declarar que “los agentes del CIA deberían leer a Fleming para tener mejor noción de la guerra fría y los peligros del espionaje”. Los diarios americanos, al dar amplio despliegue a las declaraciones del presidente y de Dulles, abrieron el gran mercado para las aventuras de James Bond. Sólo en los Estados Unidos de América se han vendido más de 14 millones de ejemplares hasta estos momentos.
Los libros de Fleming fueron rápidamente aceptados por otros mercados y es así como se han traducido a diez lenguas. Las dos películas producidas, DR. NO y DE RUSIA CON AMOR, crearon un mayor impacto en el interés mundial, y se estima que un nuevo auge para la venta de estos libros tendrá lugar cuando se exhiba el último film: GOLDFINGER. Se anuncian, además, otras películas.
De acuerdo a un reportaje, que publicó el New York Times, Ian Fleming había percibido alrededor de $2,8 millones de dólares por derechos de autor de sus libros. Formó, además, una compañía para que se encargara del manejo de sus intereses y vendió a una firma inglesa, pocos meses antes de morir, el 51% de los intereses de sus futuros negocios, en $280.000 dólares.
Antes de morir, también, logró completar su libro número trece en la serie James Bond, que será publicado en 1965 en Londres, con el título MAN WITH THE GOLDEN GUN. Pero, queriendo apartarse un poco de las aventuras de crímenes y espías, escribió una serie de tres libros juveniles —aún sin títulos en español—: "Chitty-Chitty-Bang-Bang".
Muchas personas han asegurado que el mayor tributo que se puede rendir a Fleming es decir que James Bond, su Agente Secreto 007, es el menos secreto de los agentes en los anales de cualquier Servicio Secreto. Pero, en realidad, su literatura de ficción lo coloca sin duda alguna al mismo nivel de Conan Doyle, y su personaje, James Bond, no es otro que Sherlock Holmes remozado, sin temor a los peligros, y un Don Juan moderno que subyuga a las mujeres.
Los derechos de este autor, para todo el mundo de habla hispana, los tiene Ediciones Albon, que con este libro completa el tercer título publicado. En realidad, el lector hispanoamericano ha sido subyugado inmediatamente por el despliegue imaginativo de Fleming. El primer título que hemos editado, CASINO ROYAL, ha debido ser reimpreso cuatro veces hasta el momento, y del segundo, GOLDFINGER, tuvo que hacerse una segunda impresión aún antes de salir el libro a la venta, debido a los numerosos pedidos que coparon inmediatamente la primera edición.
Ediciones Albon publicará todos los títulos de Ian Fleming, hasta completar el total de su obra. El próximo que seguirá a VIVIR Y DEJAR MORIR, será DR. NO. Para diciembre, tendremos en el mercado SABOTAJE.
El Editor

2 comentarios:

Anónimo dijo...

The Photo of Simenon and Fleming is taken in the officie of Simenon in the castle of Echandens, Switzerland. :-)

Johny Malone dijo...

Interesante dato. ¡Muchas gracias!