viernes, 8 de enero de 2021

EL TENIENTE DE BENGALA, de Edison Marshall (GP)

Título: El teniente de Bengala
Autor: Edison Marshall (1894-1967)
Título original: Gypsy sixpence (1949)
Traducción: José María Claramunda Bes
Cubierta: Esquema
Editor: Ediciones GP (Barcelona)
Fecha de edición: 1961
Descripción física: 512 p.; 10,5x18 cm.: sobrecubierta
Serie: Libros Reno
Depósito legal: B. 4312-1961
Estructura: prefacio del autor, 2 libros, 40 capítulos
Información sobre impresión:
LIBROS RENO son editados por
Ediciones G.P., Apartado 519, Barcelona,
e impresos por Gráficas Guada, S.R.C.,
Rosellón, 24, Barcelona - ESPAÑA

Información de solapas:
[s.d.]

MI COMENTARIO:
Rómulo Brook, llamado Rom, es hijo de una relación clandestina entre un inglés y una gitana norteamericana. La mezcla de sangres impactará a lo largo de su vida de distintas maneras. Le servirá para sus actividades de espía en el oeste de la India bajo dominio inglés (debido al color moreno de su piel y otras características físicas y de comportamiento), pero también sentirá el peso del racismo de gran parte de sus pares del ejército británico. Después de ser un vagabundo marinero en su primera juventud, ingresa a un regimiento apostado en la región del Sind (actual Pakistán), junto a su hermanastro Gerald; se dedica con gran habilidad a infiltrarse en los distintos grupos étnicos para obtener información y ubicar a subversivos y delincuentes, sobre todo musulmanes. Su pretensión es integrar en el corto plazo el Servicio Secreto inglés.

En las cada vez más temerarias excursiones que hacía, nunca fui reconocido cuando iba vestido como los naturales del país. El disfraz formaba parte del programa de instrucción que me habían impuesto y era una de las pruebas de capacidad a que me sometían. Si demostraba que me gustaba vestirme de máscara sería diez veces más útil a los Servicios Secretos. Ya traía al mayor Graves informes y noticias recogidos en los tugurios y rincones de Hyderabad. Gerald creía que yo tenía un criado indígena muy locuaz, y yo le dejaba en su engaño; aun más, halagaba su vanidad diciéndole que su gran ambición de llegar a ser gobernador militar de Sind sería una realidad con el tiempo.

Rom adquiere prestigio al brindar datos que permitieron la captura y ejecución de un peligroso bandido de la zona, Kambar Malik. Después de ello, conoce a Sukey, hija de su jefe, el coronel Webb. En un tumultuoso baile, los dos se enamoran, en medio del rechazo racial de gran parte de los otros militares. Los enamorados desarrollan una intensa relación que incluye encuentros clandestinos y hasta el sexo (siempre fuera de página). En un momento, Sukey le regala a su sirviente Hamyd, que lo seguirá en sus próximas vicisitudes. Rom recibe la misión de explorar una zona musulmana; resulta ser una trampa: es capturado y torturado junto a Hamyd por los indígenas de las tribus Rindi, descendientes de árabes, cuyo jefe es Mustafá Ibn lsmail, jeque de Habistan, pariente de Malik. A lo largo de tres capítulos impresionantes, Rom utiliza todo su talento y su conocimiento de la vida para evitar que lo asesinen a él y su compañero; logra convencer a sus captores que los tomen como esclavos y que posteriormente les permitan regresar a Sind para vengarse de quien los envió a esta evidente misión suicida. Los dos prisioneros son enviados a la ciudad de Kalat, donde pasan a trabajar para Nazir Khan, gran emir de la zona. Tras dos años de brillantes servicios, que incluyen varios éxitos diplomáticos, logra el permiso de emprender su misión de venganza, con la condición de volver a Kalat tras su culminación. Llega a saber que el traidor tiene una cicatriz en la pierna. Sus siguientes investigaciones le llevan a sospechar de su hermanastro Gerald. A su vuelta a Kalat, rescata a una niña rubia de una banda de maleantes; descubre que proviene de la misteriosa región de Kafiristán, donde hay gente de rasgos nórdicos, y decide llamarla Sithy, diminutivo de Sith’ra, que es el término con que se autodenomina. Nazir Khan le encomienda una misión diplomática en Zanzíbar, donde Rom pasará a ser sirviente del Sultán de esa isla africana. Allí, Rom ve la oportunidad de convocar de forma encubierta a Gerald, para finalmente descubrir de forma presencial si fue él quien lo traicionó. Sin embargo, con su hermanastro también viaja Sukey, quien se ha vuelto su esposa. Integrando un pentágono de dolor y venganza, Rom, Hamyd, Gerald, Sukey y Sithy definirán sus destinos entre la muerte y el amor.
Novela por momentos muy densa, con extensos diálogos entre los protagonistas y con un fuerte sentido de fatalidad (aunque al final prima la libertad), El teniente de Bengala es un formidable viaje a esas tierras orientales cálidas y peligrosas, y a unos corazones desgarrados por problemas de todo tipo. Un vistazo al imperialismo inglés, que Rom define en algún momento como la perdición del verdadero alma de sus practicantes.

Un detalle interesante: el título en español de la novela de Marshall tiene el error de nominar a Bengala como la jurisdicción del teniente Brook. En todo caso debió llamarse El teniente de Sind. Quizás se deba a que Bengala es la región más identificable de la India en el imaginario occidental, por aquello del “tigre de Bengala”. También es posible que los editores se hayan confundido con otra obra de Marshall, The Bengal Tiger (1952).

No hay comentarios :