lunes, 25 de octubre de 2010

OPERACION SPLINTER FACTOR, de Steven Stewart (Noguer)

Título: Operación Splinter Factor
Autor: Steven Stewart
Título original: Operation Splinter Factor (1974)
Traducción: Carlos Casas
Editor: Editorial Noguer (Barcelona)
Edición:
Fecha de edición: 1975
Serie: El documento vivo
ISBN: 978-84-279-3836-6 (84-279-3836-5)
Estructura: 1 prólogo, 14 capítulos, 1 epílogo, 1 comentario final, notas sobre las fuentes de información, bibliografía
Información sobre impresión:
Talleres Gráficos Kalimax. Espronceda, 162. Barcelona, 5

Información de contracubierta:
Lo que A sangre fría, de Truman Capote, fue a la novela de crímenes, Operación Splinter Factor lo es a la literatura de espionaje. Se trata de la escalofriante exposición de lo que, probablemente, fue la historia de la más ambiciosa maniobra, concebida por un grupo de hombres en el punto álgido de la guerra fría, con el propósito de cambiar la faz política de Europa en beneficio de los intereses que representaban. El libro de Stewart Steven, que pone al descubierto tan turbios manejos, está escrito con un estilo llano y brillante. Su lectura es decisiva para todos aquellos que están verdaderamente interesados en conocer qué se esconde detrás de las altas maniobras políticas internacionales, de las que somos meros peones.
Ladislas Farago

Steven ha escrito un libro de acción tan completa y apasionante como pudiera haberlo hecho John le Carré. La diferencia consiste en que esta obra no es de ficción.
Sunday Times

Información de solapas:
Para Stewart Steven, periodista muy notable y observador honesto y objetivo, las organizaciones de seguridad —como la CIA o el SIS— disfrutan de una virtual autonomía, se han convertido en estados dentro del Estado, y operan a un nivel que impide una directa fiscalización de sus acciones. Esto es peligroso —hoy lo constatamos día a día— por cuanto ha propiciado la realización de operaciones, llevadas a término so capa de salvaguardar la seguridad nacional, que se han demostrado, amén de innecesariamente bárbaras, políticamente contraproducentes.
Tal fue el caso de la
Operación Splinter Factor, nombre clave que le fue asignado por el hombre que la proyectó, Allen W. Dulles, uno de los principales cerebros de la CIA y, más tarde, su director. Splinter Factor ejemplifica la teoría de que tales métodos degradan la causa que pretenden servir. Tenía como objetivo fomentar la disensión y provocar la rebelión contra Moscú de sus satélites europeos, para acercar dichos países a la órbita occidental. El ambicioso plan, brillantemente ejecutado, no alcanzó el objetivo propuesto, pero dejó una secuela de horror. No fue la causa directa de la Guerra Fría, pero le dio el cariz de salvajismo y bestialidad que caracterizó a la época.
Una exhaustiva búsqueda y dos años de pacientes investigaciones —las notas sobre las fuentes de información ocupan varias paginas—, así como entrevistas con antiguos miembros de la CIA, desertores, funcionarios y militares del Este y del Oeste, han permitido a Stewart Steven reconstruir una historia de espionaje
tan bien documentada, tan auténtica, que el lector desearía que no fuese cierto lo que explica (“Daily Mirror”). Una historia de agentes dobles, agentes provocadores, cartas envenenadas, falsas informaciones de prensa y un cúmulo de jugadas sucias que dejaron un rastro de sangre y dolor. La implacable operación de Dulles, unida a la paranoia de Stalin, dieron lugar a los lamentables procesos y purgas de posguerra que estremecieron al mundo por su brutalidad.
Este fue uno de los más costosos errores de Dulles, tanto en vidas humanas como en resultados políticos, puesto que, lejos de lo que se había propuesto, el dominio ruso sobre los países satélites salió reforzado de la prueba. Pero antes, cien mil personas inocentes sufrieron persecución, prisión y tortura y alrededor de mil fueron ejecutadas.
El libro de Steven ha merecido los más elogiosos comentarios que la crítica ha dedicado últimamente a un libro de este género. “Sunday Mirror” dijo:
Steven ha escrito un libro de acción tan compleja y apasionante como pudiera haberlo hecho Le Carré. La diferencia consiste en que esta obra no es de ficción. Y el propio Le Carré ha emitido su juicio: Apasionante y terrible. Stewart Steven ha desenterrado una historia espantosa.
Stewart Steven, de treinta y ocho años, es un conocido periodista británico que ha desarrollado una notable labor como corresponsal diplomático en varios países del mundo. Es, probablemente, uno de los periodistas ingleses que más ha viajado, y su experiencia le valió el cargo de redactor jefe de política internacional en el “Daily Expres”. Actualmente, es subdirector del “Daily Mail”.

No hay comentarios :