sábado, 20 de noviembre de 2010

EL SIETE DE ESPADAS, de R.E. Harrington (Sudamericana)

Título: El siete de espadas
Autor: R.E. Harrington
Título original: The seven of swords (1976)
Traducción: Alicia Steinberg
Editor: Editorial Sudamericana (Buenos Aires)
Fecha de edición: 1978-11
Serie: Colección Vértice
Estructura: 15 capítulos, 1 epílogo
Información sobre impresión:
Esta edición de 6.000 ejemplares fue compuesta y armada en ALEPH, Rodríguez Peña 466, Capital, e impresa y terminada en los TALLERES EDIGRAF, Delgado 834, Buenos Aires, en el mes de noviembre de 1978.

Información de contracubierta:
Un traficante de drogas identificado sólo con el nombre de “Siete de Espadas” pone en venta documentos secretos de la Fuerza Aérea norteamericana. Durante un encuentro en las montañas entre Rusia y Turquía, el traficante mata a un agente ruso, después huye a París y abre una cuenta millonaria en un banco suizo. De regreso a los Estados Unidos, un experimento que la Fuerza Aérea se propone llevar a cabo ofrece a “Siete de Espadas” una oportunidad para burlar a sus perseguidores de la KGB rusa. A fin de asegurar su comportamiento y otorgarles defensas contra las estrategias del espionaje, la Fuerza Aérea ha seleccionado a cuatro oficiales para someterlos a un tratamiento de control mental en una base desierta de California. Los encargados del experimento son Lu Strader, la hermosa y brillante psicóloga que dirige el proyecto, y James Spencer, un calmo y mesurado psiquiatra (que mantiene relaciones con Catherine Lawson, su sensual amiga). Los cuatro oficiales que se someterá a la prueba son: un rudo piloto, un homosexual reprimido, un atleta, un “perfecto oficial” que parece incapaz de toda emoción. Pronto uno de ellos descubrirá que los están programando con fines terribles. “Siete de Espadas” se ha infiltrado en el experimento y lo utiliza para sus propios fines. ¿Cuáles son esos fines? ¿Y quién es “Siete de Espadas”? Las respuestas a estas preguntas parecen amenazar a la nación misma. Y en un nivel más hondo, nos enfrentan con el dilema de nuestro tiempo: ¿La humanidad superará el riesgo de ser destruida por su propia tecnología?

No hay comentarios :