lunes, 20 de febrero de 2012

MODESTY BLAISE, de Peter O’Donnell (GP)

Título: Modesty Blaise
Autor: Peter O’Donnell (1920-2010)
Título original: Modesty Blaise (1965) \ Nº 1 en la serie “Modesty Blaise”
Traducción: Luis Buelta
Sobrecubierta: Alvaro
Editor: Ediciones GP (Barcelona)
Fecha de edición: 1970
Serie: Colección Alcotán #2. Espionaje
Depósito legal: B. 28.184-1966
Estructura: 20 capítulos
Información sobre impresión:

Gráficas Guada, S.R.C. - Rosellón, 24 - Barcelona

Información de contrasobrecubierta:
Bajo muchos aspectos, Modesty Blaise podría ser considerada como el equivalente femenino de James Bond. Bellísima y rica, no se arredra ante ninguna aventura, por difícil y peligrosa que sea. La recepción que todo el mundo ha dispensado a las novelas que la tiene como protagonista no tiene precedentes. Como es lógico, el cine no ha tardado en incorporar el personaje a la pantalla, en un film que tiene por protagonistas a Monica Vitti y Terence Stamp.

Información de solapas:
Las novelas de espionaje se habían considerado siempre como meras obras de esparcimiento, que los lectores acogían con benévola sonrisa por considerarlas completamente fantásticas. Sin embargo, a medida que los secretos diplomáticos de las dos últimas guerras europeas se han ido revelando a los atónitos ojos de todo el mundo, han puesto al descubierto las más increíbles hazañas de espionaje y contraespionaje. Una vez más, la realidad ha superado la fantasía. A nuevas técnicas, nuevos métodos. Y, en consecuencia, un nuevo enfoque en este tipo de novela. Esta colección se propone hacer llegar al lector las novelas de espionaje que están mereciendo el éxito unánime de público y crítica en todo el mundo, en ediciones de precio reducido.




MI COMENTARIO:
Modesty Blaise es un personaje femenino creado por Peter O’Donnell en 1963. Si bien su aparición se produjo en el formato comic, pronto su autor la hizo protagonista de una serie de 13 novelas y colecciones de cuentos que se extendió entre 1965 y 1996. Su oscura biografía indica que fue huérfana durante la Segunda Guerra Mundial, que vagó por Europa sobreviviendo como pudo, pasando por las peores experiencias, pero fortaleciéndose para la vida que llevaría después.
Modesty Blaise no es una espía. Es una criminal que durante años encabezó una organización denominada “La Red”, dedicada al tráfico ilegal y a diversas actividades delictivas, rivalizando con la misma Mafia. Como terminó amasando una considerable fortuna, pudo retirarse de ese turbulento mundo y pasar a una vida muy acomodada. Su compañero de aventuras (pero no de amores) es Willie Garvin, un renegado experto en todo tipo de lucha y sabotaje. Tienen una relación muy especial, de pares, que no llega al contacto erótico ni al asentamiento sentimental. Modesty es una mujer independiente pero sensual, que sabe gozar de las cosas de la vida sin comprometerse.
En esta novela, la primera de la saga, Modesty y Willie son contratados por la inteligencia británica para impedir el robo de un importante cargamento de diamantes transportado en barco por las aguas del Mar Rojo. El responsable de la sustracción es Gabriel, un peligroso criminal que encabeza una banda internacional. Los dos excriminales tratan de esquivar la misión para, luego, obtener los diamantes por su cuenta; sin embargo, son seguidos hasta Egipto, atrapados y obligados a renovar el acuerdo. Para infiltrarse en la banda, se dejan atrapar y colaboran con el robo, pero las cosas salen mal para los agentes británicos, que pierden la pista de los ladrones. Modesty y su compañero se enfrentan a la tortura y la eliminación por parte de Gabriel y sus secuaces. Para ello echaran mano a las artes de supervivencia y resistencia que tan bien conocen. Son duros de matar, y lo demuestran.
Leer “Modesty Blaise” es volver a esa literatura de espionaje donde los personajes hacen de su habilidad corporal y mental la llave del triunfo. También se redescubre esa íntima relación que existe entre el mundo oficial y gubernamental con las cuevas del delito. Modesty es la peor ciudadana, pero es la mejor para resguardar el orden que permite a los ciudadanos vivir tranquilos.

No hay comentarios :