sábado, 21 de marzo de 2009

EL HOMBRE DE NOVIEMBRE, de Bill Granger (Crea)

Título: El hombre de noviembre
Autor: Bill Granger (1941-)
Título original: The November man (1979) \ Nº 1 en la serie “The November man”
Traducción: Mercedes Ezpeleta
Cubierta: Marta Greiner
Editor: Editorial Crea (Buenos Aires)
Fecha de edición: 1981-09
Serie: Colección Novelas
Estructura: 27 capítulos
Información sobre impresión:
Este libro se terminó de imprimir en Talleres Gráficos Indugraf, Mendoza 1523, Lanús Oeste (Prov. de Bs. As.), República Argentina
Septiembre 1981 Tirada 5000 ejemplares

Información de cubierta:

La novela que anticipó el atentado a Lord Mountbatten

Información de contracubierta:
El hecho de que fuera salvajemente asesinado resultó más explícito que las ambiguas palabras que alcanzó a pronunciar antes de morir. Para Devereaux, agente de la ultrasecreta Sección R, organismo norteamericano rival de la CIA, bastaba ese indicio que justificaba su viaje a Escocia en pos de una pista sobre un posible atentado del IRA contra el primo de la reina de Inglaterra.
A partir de ese momento la vida de Devereaux ya no vale un centavo, y su misión debe sortear escollos de todo origen: una densa y mortífera telaraña se cierra sobre él, de la que forman parte terroristas del IRA, traidores de la CIA, agentes soviéticos y el intento de reemplazar a Devereaux por un desconocido agente rival.
No hay amigos ni refugios a los que pueda recurrir, e incluso la relación amorosa con una antigua amiga está jalonada de sorpresas inquietantes. Entre tanto, cualquier ocasión puede resultar propicia para atacar al primo de la reina. Cuando este sale ileso de un atentado en Canadá, todos piensan que ha pasado el peligro, pero Devereaux intuye que el golpe fatal sigue al acecho, pero ¿Cuándo? ¿Dónde?
EL HOMBRE DE NOVIEMBRE es una novela de espionaje distinta, el revés de la trama del mundo glamoroso de James Bond, pero su acido realismo cala tan hondo que, cuando voló el yate de Lord Mountbatten, se pensó que el IRA se había inspirado en este libro, pues, a veces, la Naturaleza imita al Arte.

No hay comentarios :