sábado, 26 de noviembre de 2016

Fidel Castro está muerto

Mis pensamientos y sentimientos están con el sufrido pueblo cubano, víctima de una de las grandes locuras del siglo XX, como lo fue el régimen castrista.

Cuatro reflexiones:

1) Espero que algún día se pueda saber, aunque sea algo, sobre la represión que hubo en el este de Cuba a finales de los 60, un tabú incluso para los opositores a los Castro. ¿Qué pasó con esos miles de muertos y desaparecidos?
2) Una vez tomado el poder, Fidel Castro salió con un jeep a recorrer Cuba, diciéndole a la gente lo que tenía y lo que no tenía que hacer. La economía colapsó y el fantasma de una hambruna sin precedentes en América hizo su aparición. Fue allí que Castro entregó la revolución a la URSS. Cambió un imperio por otro: el gran negocio de tantos supuestos libertadores.
3) ¿Cuántos jóvenes en el mundo, sobre todo en América Latina, terminaron contra un paredón al amanecer siguiendo las ansias de grandeza de este déspota?
4) Veo a muchas mujeres tristes por la muerte del "comandante". Sí, la de Fidel Castro, uno de los mayores proxenetas que hubo sobre la Tierra. Las jineteras recaudaban para él.

Estos son algunos de los libros (desde novelas pulp hasta investigaciones periodísticas) que subí a mi blog sobre la desastrosa aventura de este barbudo siniestro:


 
 
 
 

Esta es mi nota sobre la literatura de espionaje cubana, una de las experiencias literarias más raras de la Guerra Fría: