viernes, 24 de julio de 2015

SUPERVIVENCIA ¡CERO!, de Mickey Spillane (Diana)

Título: Supervivencia ¡cero!
Autor: Mickey Spillane (1918-2006)
Título original: Supervival... zero! (1966) \ Nº 11 en la serie “Mike Hammer”
Traducción: René Cárdenas Barrios
Editor: Editorial Diana (México)
Edición: 1ª ed.
Fecha de edición: 1972-03-31
Serie: Colección Caimán #507
Estructura: 12 capítulos
Información sobre impresión:
Esta edición de 10.000 ejemplares se terminó de imprimir el día 31 de marzo de 1972 en los talleres de la Editorial Diana, S.A., Tlacoquemécatl y Roberto Gayol, México, D.F.

Información de cubierta:
Una nueva novela policiaca de Mike Hammer.

Información de contracubierta:
Lo habían dejado por muerto en medio de un charco de sangre en su propia alcoba, con el vientre abierto como puertas bostezantes de un pajar, con la empuñadura del cuchillo calzada contra su esternón. Pero la única dificultad era que había continuado vivo en alguna forma, con la vida escapándose de él y consiguió derribar el teléfono de la pequeña mesa y llamarme. Ahora estaba mirándome cuando le quedaban segundos de existencia y todo lo que pudo hacer fue expulsar las palabras:
—Mike... no había razón.
Pero ésa fue la razón por la cual Mike Hammer tenía que descubrir al asesino. Porque, ¿quién podría desear asesinar a un don nadie como Lippy Sullivan y por qué?
Antes que Mike descubra las soluciones, está corriendo en el equipo de la CIA y aprende más de lo que le conviene respecto a la guerra bacteriológica, la industria de la TV y cierta rubia con pestañas pintadas en torno al ombligo.

MI COMENTARIO:
Mike Hammer fue el detective privado estrella de las décadas de los 50 y 60. Creado por Mickey Spillane en 1947, pocos personajes influyeron tanto dentro de su género de pertenencia como él. Esto se nota en la gran cantidad de imitaciones que aparecieron durante esos años y en un estilo que mezcla dureza y confusión que aún perdura. Supervivencia ¡cero! es la undécima novela de la serie, publicada en 1970, antes de sufrir un paréntesis de casi dos décadas, cerrado con el lanzamiento de The Killing Man en 1989. Spillane aún tendría tiempo de terminar otro libro sobre el rudo detective: Black Alley (1996). El veterano escritor Max Allan Collins, gran admirador de su obra, continuó la saga a partir de 2008 con nuevas novelas basadas en los manuscritos dejados por Spillane.

Estas son las novelas protagonizadas por Mike Hammer:
1) I, the Jury (1947)
2) My Gun is Quick (1950)
3) Vengeance Is Mine! (1950)
4) One Lonely Night (1951)
5) The Big Kill (1951)
6) Kiss Me, Deadly (1952)
7) The Girl Hunters (1962)
8) The Snake (1964)
9) The Twisted Thing (1966)
10) The Body Lovers (1967)
11) Survival... Zero! (1970)
12) The Killing Man (1989)
13) Black Alley (1996)
14) The Goliath Bone (2008) [Max Allan Collins]
15) The Big Bang (2010) [Max Allan Collins]
16) Kiss Her Goodbye (2011) [Max Allan Collins]
17) Lady, Go Die! (2012) [Max Allan Collins]
18) Complex 90 (2013) [Max Allan Collins]
19) King of the Weeds (2014) [Max Allan Collins]
20) Kill Me, Darling (2015) [Max Allan Collins]
21) Don't Look Behind You (a publicarse en 2016) [Max Allan Collins]

Si bien Hammer es un detective privado, no un espía, algunas de sus novelas tienen argumentos relacionados con el espionaje y las conspiraciones internacionales. Es el caso de Supervivencia ¡cero!. El libro, ambientado en Nueva York, comienza con el descubrimiento del cadáver de Lippy Sullivan, un antiguo compañero de escuela de Hammer. Si bien Lippy era un donnadie y la policía no muestra mayor interés en resolver el caso, Hammer demuestra su obsesión por la justicia y cierta deuda sentimental con su conocido, y decide averiguar las razones del brutal homicidio. Al mismo tiempo, se suceden asesinatos que parecen indicar la existencia de un complot para destruir Norteamérica con armas biológicas, manejadas por agentes soviéticos rebeldes que llevan años implantados en EE.UU. Hammer intuye que la muerte de Sullivan tiene que ver con esto y emprende un viaje sangriento para encontrarlos.
La novela es una combinación de escenas densas, brutales y eróticas con otras muy obtusas, que incomodan al lector. Esa era la marca registrada de Spillane, que juega a ser un maestro del sadismo más que un escritor de suspenso. La trama se vuelve confusa, afiebrada, pero tiene garra: la psicosis de los personajes se justifica sola gracias a su ferocidad y animalidad. Es un mundo loco que necesita de tipos aún más locos para que no estalle. Aparte de Velda, la inseparable secretaria de Hammer (que aquí tiene un papel importante en la averiguación de los hechos), aparecen, cómo no, dos femmes fatales: la actriz Heidi Anders y Renée Talmage, compañera de William Dorn, poderoso empresario químico. Una de ellas le dará al investigador el mayor de los placeres, mientras que la otra lo arrastrará al borde del abismo, innovando antes en el placer sexual:

Volví a cerrar los ojos, borrando todo pensamiento por el minuto que estuvo ausente y luego la oí regresar y los abrí nuevamente. Arrojó una almohada al piso, junto al diván, se arrodilló con los brazos extendidos y el vibrador que había fijado en su mano empezó a latir locamente, mientras ella comenzaba en mi cuello e iniciaba un viaje lento, deliberado, por otras áreas.

Supervivencia ¡cero! no deja de ser la típica historia de detectives enredados con mujeres y asesinatos, sólo que Spillane hace hincapié en estos dos factores, profundizando en la descripción de cadáveres despanzurrados y cabalgatas sexuales. Puede decirse que Spillane fue el gran precursor de la sensibilidad porno que invadió la literatura y el cine a finales de los 60. El complot genocida termina siendo una historia paralela y secundaria: un transfondo tenebroso explicado a Hammer (y a los lectores) por los policías y periodistas que van apareciendo. Fue un procedimiento utilizado en muchas novelas detectivescas para adaptarse al interés por las historias de espías que hubo en esa época.
Creo que se lee mejor con alguna copa de más.