viernes, 25 de marzo de 2016

EL ENIGMA DE PARSIFAL, de Robert Ludlum (Círculo de Lectores)

Título: El enigma de Parsifal
Autor: Robert Ludlum (1927-2001)
Título original: The Parsifal mosaic (1982)
Traducción: Aníbal Leal
Cubierta: Dpto. de Arte de Círculo de Lectores
Editor: Círculo de Lectores (Buenos Aires)
Edición: 2ª ed.
Fecha de edición: 1984-05
ISBN: 978-950-19-0130-6 (950-19-0130-0)
Estructura: 3 libros, 39 capítulos, 1 epílogo
Información sobre impresión:
Edición no abreviada.
Licencia editorial para Círculo de Lectores por cortesía de Javier Vergara S.A.
Impreso: Compañía Impresora Argentina S.A., Alsina 2049/61, Buenos Aires
Encuadernado en FA.VA.RO. S.A.

Información de solapas de sobrecubierta:
La crítica ha señalado a este libro como uno de los mejor logrados en el género del espionaje, tema siempre atrayente por sus mil contrasentidos e interpretaciones. La gran novedad de esta novela reside no tanto en su aspecto anecdótico, siempre imaginable, sino en el marco referencial. Entramos aquí de lleno en las sorprendentes formas del espionaje moderno, con su informática de laboratorio y con referencia no a un país en concreto sino a la seguridad y equilibrio del planeta. Los protagonistas resultan aquí tan decisivos como las computadoras, las fuentes periodísticas soterradas, los acuerdos políticos aparentemente inanes, y todas esas formas sutiles que conducen la información a una misma fuente.
La historia arranca de las veraneantes playas de la Costa Brava y nos lleva raudamente a través de numerosos países de la Europa Occidental, como en una auténtica película de acción. En el centro de las intrigas, una mujer: Jenna Karas, expoliada y casi vencida por la información y la contrainformación; según las referencias, la vinculan a la temible K.G.B. soviética. Desde la otra orilla, la no menos temible C.I.A. norteamericana y sus poderosos aliados intentan desenmascararla a través de los sutiles y complejos filtros de la política, el alto mundo social y hasta las relaciones sentimentales. Al parecer Jenna Karas posee importante información, lo que hace inviable cualquier forma de ajusticiamiento, al menos, antes de conseguir su confesión. Las pesquisas tantas veces iniciadas, se pierden una y otra vez en el desierto de los enigmas, cuando no tropiezan con importantes razones de Estado.
Michael Havelock es el sumo sacerdote de todo este acertijo. Se trata de un policía retirado, cuya hoja de servicios resulta ejemplar para una tarea como ésta, así que se ve obligado a dirigir esta conspiración invisible. Observa y se acerca a Jenna Karas, intentando desposeerla de su secreto. Sabe muy bien que el espionaje es un juego de espejos, y desconfía de sus observaciones. Terceros intereses ponen en peligro la vida de Jenna, así que Havelock no tiene más remedio que intervenir para salvarla. La historia amorosa está servida.