domingo, 24 de febrero de 2013

LUNA DE LAS PANTERAS, de Victor Canning (Hachette)

Título: Luna de las panteras
Autor: Victor Canning (1911-1986)
Título original: Panther's moon (1948)
Traducción: Rodolfo J. Walsh
Cubierta: Páez Torres
Editor: Librería Hachette (Buenos Aires)
Fecha de edición: 1951-06-22
Serie: Evasión #13. Espionaje
Estructura: 17 capítulos
Información sobre impresión:
Este libro se terminó de imprimir el día 22 de junio de 1951
Talleres gráficos Didot, S.R.L. - Luca 2227 - Buenos Aires

Información de contracubierta:
Encerrad dos panteras negras en una jaula que viaja de Roma a París, criaturas extrañas, hermosas y peligrosas. Ocultad en el forro de los collares los dos rollitos de película cuya posesión hizo de Catherine Talbot una mujer presa del miedo, y con razón. He aquí los primeros elementos de una aventura memorable. ¡Le parecía tan fácil a Quain encargarse de esos documentos secretos! Seguían el mismo camino y, ¿dónde podría hallarse un lugar más seguro que el cuello de una pantera? Pero era imposible prever el accidente que dejó en libertad a las fieras en un valle alpino, y atrajo al mismo lugar a un extranjero que sabía mucho más de lo que era conveniente para Catherine y Quain.
La persecución de la pantera y el acecho del hombre: la cacería había en fin comenzado.

Información de solapas:
Por las peculiares dimensiones del mundo en que se desenvuelve, hecho de imaginación, pero de imaginación sujeta a reglas lógicas e inexorables, por la cabal satisfacción que da tanto al razonamiento como a la fantasía, la novela policial se ha convertido en el género de lectura preferido por vastos sectores del público. Podría afirmarse que la mejor novela policial es aquella que resuelve razonablemente el planteo más absurdo. El hombre actual no quiere renunciar a la razón, pero tampoco quiere renunciar a su partícula de misterio y fantasía; traslada entonces la razón a un plano de irrealidad; todo lo que ocurre allí es rigurosamente lógico, salvo el plano mismo, distinto del de la vida cotidiana, meta de una evasión consumada con toda elegancia, y sin desmedro para la inteligencia. Durante un par de horas el autor nos transporta a otro mundo, pero lleva consigo el infalible silogismo, sin el cual tanto él como nosotros nos sentiríamos incómodos. Así nace la novela policial, como respuesta a una necesidad indudable de la vida moderna: la necesidad de escapar de las cosas previstas, uniformes, cotidianas.