miércoles, 27 de enero de 2010

HOMBRE FELIZ, HOMBRE MUERTO, de Ted Allbeury (Argos Vergara)

Título: Hombre feliz, hombre muerto
Autor: Ted Allbeury (1917-2005)
Título original: The Lantern Network (1978)
Traducción: Joaquín Adsuar
Cubierta: Rolando & Memelsdorff
Editor: Editorial Argos Vergara (Barcelona)
Edición: 1ª ed.
Fecha de edición: 1979-12
Serie: Libros de bolsillo Argos Vergara
ISBN: 978-84-7017-792-7 (84-7017-792-3)
Depósito legal: B. 37.072-1979
Estructura: 13 capítulos
Información sobre impresión:
Impreso por Gráficas Instar, S.A., Constitución, 19, Barcelona-14

Información de contracubierta:
Aquel hombre tranquilo o insignificante llamado Walters despertó escaso interés en el comandante Bailey, oficial del Departamento Especial de Scotland Yard... Hasta que se suicidó. Fue como una señal de alarma que puso en acción el sexto sentido de Bailey y le impulsó a realizar una investigación urgente y exhaustiva.
Esto le hizo retroceder hasta los difíciles meses de finales de la II Guerra Mundial en Francia, cuando algunos ingleses se unieron a los partisanos franceses en los ataques de hostigamiento contra los ocupantes alemanes, y cuando otras influencias se ocupaban en explotar la situación, con la mirada puesta en el futuro. En esos días, un hombre llamado Parker fue enviado para ayudar a la Resistencia, en la cual la única esperanza de supervivencia tenía que basarse en una valentía firme y continuada. Un valor compuesto de coraje, sentido constante de la propia vulnerabilidad y, en el caso de Parker, de un amor reconfortante y, al mismo tiempo, desesperado.
Esta historia extraordinaria posee toda la tensión que ofrece el especial matiz de autenticidad derivado de las propias experiencias personales de Ted Allbeury y revela lo que en realidad significaba ser reclutado para el SOE, el cuerpo especial destinado a la realización de las más peligrosas operaciones de espionaje y sabotaje, y ser parachutado en un territorio que se halla en manos enemigas.
Revela, también, la secuela dejada por esos riesgos mortales.

No hay comentarios :