jueves, 30 de abril de 2015

KLAUS FUCHS: EL HOMBRE QUE ROBO LA BOMBA ATOMICA, de Norman Moss (Javier Vergara)

Título: Klaus Fuchs: el hombre que robó la bomba atómica
Autor: Norman Moss (1928)
Título original: Klaus Fuchs: the man who stole the atom bomb (1987)
Traducción: Floreal Mazía
Editor: Javier Vergara Editor (Buenos Aires)
Fecha de edición: 1990-09
Serie: Biografía e historia
ISBN: 978-950-15-1020-1 (950-15-1020-4)
Estructura: 6 capítulos, apéndice, fuentes
Información sobre impresión:
Esta edición terminó de imprimirse en
VERLAP S.A. - Producciones Gráficas
Vieytes 1534 - Buenos Aires - Argentina
en el mes de setiembre de 1990.

Información de contracubierta:
“No es exagerado decir que Klaus Fuchs por sí solo ha influido en la seguridad de más personas e inferido más daños que ningún otro espía en la historia de las naciones”, decía un informe del Congreso de Estados Unidos.
La historia de Fuchs es de espionaje y de conciencia, de política y moral. Llegó a Gran Bretaña de joven, como refugiado del nazismo; era un estudiante de física, callado, introvertido, brillante, que ocultaba sus convicciones comunistas. Trabajó en las universidades de Bristol y de Edimburgo, y fue reclutado para el proyecto secreto de la bomba atómica. En Gran Bretaña, y más tarde en Estados Unidos, entregó a agentes soviéticos informaciones que alentaron a Rusia a iniciar su propio proyecto de bomba atómica y ayudaron a concretarlo. Posteriormente, Klaus Fuchs se radicó en Alemania Oriental, donde murió en enero de 1988.
Norman Moss nos ofrece una profunda y memorable imagen de Fuchs y de su mundo, de su papel en el acontecimiento histórico más trascendente de este siglo, de sus contactos con el aparato de inteligencia soviético, de sus amistades, las vueltas y revueltas de su conciencia y su mente, que condujeron a una serie de extraños enfrentamientos con sus acusadores y el trabajo de inteligencia que llevó a su arresto. El dilema de Fuchs refleja conflictos morales y políticos fundamentales para entender lo que fue la Guerra Fría, hoy que se producen los cambios más dramáticos del siglo en las relaciones Este-Oeste.

Información de solapas:
En el verano de 1944, un sábado por la tarde, Klaus Fuchs viajaba en coche por Santa Fe, Nuevo México. En el asiento, a su lado, tenía un sobre grande que contenía datos sobre la bomba atómica que se construía en secreto en Los Alamos, a unos cincuenta kilómetros de la ciudad. El proyecto era el secreto mejor protegido de la guerra y el más importante del mundo. Pero el sobre que llevaba consigo era un virtual paquete de información sobre la bomba, y contenía descripciones, cálculos, cifras y un dibujo en escala.
Fuchs detuvo el coche en una avenida, con árboles de ramas frondosas que daban alguna sombra protectora del ardiente sol del suroeste, y miró en torno, en busca de una figura familiar. Lo vio casi enseguida; era un hombre de estatura mediana, cara regordeta, de gruesas gafas. El hombre se introdujo en el coche y Fuchs recorrió una corta distancia y estacionó, y los dos conversaron. Luego Fuchs entregó el sobre al hombre; éste se apeó y se alejó, y Fuchs volvió a emprender la marcha...

Norman Moss es escritor y periodista. Es británico, pero se crió en Estados Unidos. Ha trabajado para las agencias de noticias Reuters y Associated Press y el Sunday Times, y fue corresponsal extranjero de una cadena de radio norteamericana. Ha escrito para destacados periódicos y revistas británicos y norteamericanos.
Es autor de Men who play God: the story of the Hydrogen bomb; A British/American Dictionary; The pleasures of deception y The Politics of Uranium. Un programa de radio para la BBC, sobre Klaus Fuchs, que él escribió y presentó, fue descrito por el Observer como “el mejor programa sobre el espionaje que se haya escuchado nunca”.