martes, 21 de enero de 2014

EL SOLISTA, de Jack Higgins (Círculo de Lectores)

Título: El solista
Autor: Jack Higgins (1929-)
Título original: Solo (1980)
Traducción: J. Ferrer Aleu
Cubierta: Marigot
Editor: Plaza & Janés Editores (Bogotá)
Edición: 1ª ed.
Fecha de edición: 1982
Estructura: 1 prólogo, 16 capítulos
Información sobre impresión:
Impreso y encuadernado por Printer Colombiana
Carrera 64, 88A-30
Bogotá 1982
Printed in Colombia

Información de cubierta:
Aquel pianista de fama mundial era un tipo complejo, mezcla de artista, de asesino y de don Juan

Información de solapas:
¿Por qué un hombre rico, refinado, amante de las artes, concertista de éxito mundial se convierte de pronto, en un frío e implacable asesino? A esta pregunta nos responde Jack Higgins en esta escalofriante novela.
John Mikali, huérfano desde muy temprana edad, solitario e introvertido, sólo había tenido dos grandes pasiones en su vida: la música y el cariño de su único abuelo vivo, un abuelo que para él representaba toda su familia. Un día se entera de que su abuelo ha muerto accidentalmente y siente que todo su mundo afectivo se derrumba con esa muerte. Pero, la siguiente noticia es aún peor, lo que parecía un accidente no es sino un asesinato encubierto. La dictadura de los coroneles griegos había decidido quitarse de encima a un peligroso enemigo político. A partir de ese momento Mikali sólo tiene un objetivo: la venganza. Sin embargo, lo que empezó como una cuestión absolutamente personal se acaba convirtiendo en algo mucho más grave. Los servicios secretos rusos averiguan, que detrás de la personalidad de aquel romántico músico se oculta uno de los más fríos y eficaces asesinos. Poco a poco la trayectoria de sangre y violencia a la que Mikali se ve comprometido, se irá haciendo cada vez mayor. Políticos revolucionarios, etc., se irán sucediendo bajo los disparos de un desconocido, a quien la policía de todo el mundo apoda “el cretense”. Durante años podrá mantener el incógnito, pero al fin, y en cierto modo por culpa de la mujer a quien ama, su identidad será descubierta y tendrá que enfrentarse a un inolvidable duelo final con los servicios de inteligencia ingleses. Pocas veces podemos leer una novela en la que la acción esté tan prodigiosamente mantenida y el ritmo narrativo nos lleve desde el principio hasta el fin, sin dejarnos apenas respirar, hasta el momento en que pasamos la última página.